Ellos

Nunca he sintonizado con las teorías conspiratorias.

El club Bildenberg provocó la crisis escondiendo montañas de billetes en una caja fuerte de la Atlántida; las torres gemelas siguen en pie, el atentado fue una gran mentira urdida por un complot de vigilantes de aduanas estadounidenses, con el fin de poder meter mano a las turistas; las gomas de borrar, en realidad, no borran…

Siempre me ha chocado la capacidad del creyente en teorías conspiratorias para despreciar toda fuente de información medianamente mayoritaria (del New York times a la cadena SER, del telediario de la primera a la revista anual del colegio de los niños), todos, absolutamente todos, están en el ajo… curiosamente esta incredulidad radical se convierte en fe ciega cuando hablamos de ese blog de un doctor austríaco del que nadie ha oído hablar, aquel documental que hay en youtube sobre los illuminati y la Gran muralla china, ese experto en misterios al que entrevistaron en un programa de madrugada… ahí está la verdad.

El poder tras el poder tras el poder, los gobiernos tras los medios de comunicación, las multinacionales tras los gobiernos, las logias masónicas tras las multinacionales, los intereses de unos pocos explican con claridad meridiana las desgracias de unos muchos…

Creo que uno de los motivos por los que las teorías de la conspiración tienen cierto éxito radica en que, en el fondo, ofrecen una visión del mundo tranquilizadora.

Nos dan un malo de la película, “ellos”, reunidos en torono a una mesa con sus somreros de copa, sus puros y su ambición y villanía sin límites. Es agradable vivir en un mudo con malos, ayuda mucho a sentirse bueno

Además, ellos, los malos en cuestión, son tan poderosos y misteriosos, que ni si quiera merce la pena plantearse luchar contra ellos, Así que resultan ser unos malos comodísimos, que no nos obligan a nada.

Por último, concebir el mundo en estos términos es concebir un mundo ordenado, un mundo en manos de individuos que saben lo que se hacen, planifican y anticipan situaciones, son malvados, sí, retorcidos y crueles, pero profesionales. Y siempre es mejor pensar que el mundo está bajo control (malvado, pero bajo control), a imaginarlo como un cacharro que nadia tene ni puta idea de cómo funciona.

Anuncios

One Response to Ellos

  1. Anónimo says:

    verdad absdoluta es….

    Alfredo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: