Inmortal

H era insignificante. Siempre lo había sido. Una persona en la que nadie nunca había reparado, ni siquiera la muerte advirtió su presencia. Si H tuvo sueños, a nadie le importaron nunca. Había visto pasar tres, tal vez cuatro cambios de siglo. No había sufrido enfermedades terribles. No había muerto. No había padecido hambre o miseria. Y no había muerto. No había vivido tampoco en el exceso o la depravación. Y no había muerto. Persistió en su existencia camuflada. H no importaba a nadie. Ni siquiera a la muerte.

Anuncios

2 Responses to Inmortal

  1. Black_Sirius says:

    Te lo robo para mi FB, Blai, por que a mi, aquí dónde me ves, me dicen H.
    Me he sentido identificado 😀
    Gracias!

  2. blaitheone says:

    Encantado de que lo robes para tu cara-libro… aunque espero que la identificación sea sólo por lo de la H… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: