De cómo encontré mi primer cuento, y lo perdí

Encontré mi primer cuento cuando era un chaval, no estoy muy seguro de qué edad tendría, pero en cualquier caso no era esa edad en la que uno mira los papeles de cuando era un crío en la escuela. Y eso es justo lo que yo estaba haciendo. Pongamos por caso que tendría unos dieciséis. Abrí una pequeña carpeta marrón o azul, muy pequeña, no cabría en ella un folio doblado por la mitad, y dentro había varios papeles, entre ellos uno diminuto con unas líneas escritas. Por la caligrafía tendría unos cinco años cuando lo escribí. El texto no trataba, desde luego, de nada de lo que se espera que escriba un niño. Mejor dicho, el texto no trataba de lo que un adulto puede esperar que escriba un niño. El cuento hablaba de una criatura llamadaLa Mano Negraque se sentía sola o estaba sola, o quería estar sola, no recuerdo, y vivía en la selva. Ya está. Eran apenas cuatro o cinco líneas en una diminuta hoja de papel. Por alguna razón guardé el cuento, mi primer cuento, en el mismo lugar donde lo encontré. He vuelto a buscarlo algunas veces (tampoco muchas), pero no he vuelto a encontrarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: