Vacaciones

Salgo de entreno deshidratado, la perspectiva de meterme en el coche aparcado a pleno sol no me seduce, así que entro en un bar y pido un bocadillo pequeño y un zumo deloqueseaperoqueestébienfrío.

—Agosto ya, ¿eh?

A mi lado, en la barra, hay un tío que pasa los sesenta seguro, la nariz roja y apesta a alcohol. Insiste:

—Está aquí ya el agosto, ¿eh?

—No corra tanto, jefe, vamos a aprovechar julio.

—A ver si llega agosto de una puta vez, y el mundo se larga de vaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: