Mi primer post vilassarenco: La mosca y la ventana 5

La mosca y la ventana decidieron escribir sus propias historias.

.

.

.

Copio y pego el último relato de moscas y ventanas entre cajas y bolsas de ropa, instalado ya en Vilassar de dalt, hoy he tardado sólo doce minutos en encontrar un calcetín limpio, prensado como un flor seca entre el Nietzsche de Heidegger y un dvd con varias películas bajadas de internet: el bueno, el feo y el malo, Sacrificio, Rambo, Juana de Arco (la versión Dreyer, por supuesto) y un par de cortos de Belladonna (por motivos estrictamente profesionales, claro está). Total, que como yo soy muy mío, al no encontrar otro calcetín con el que pudiese sentirme cómodo entre personas civilizadas (a veces me cruzo con alguna) me he pasado todo el día caminando con las manos.

Iba a hacer el chiste fácil y decir que  visto del revés, el mundo parecía tener sentido, pero ni así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: