La mosca y la ventana 3

Con cada nueva embestida la ventana se reía un poco más.

 —No te atrevas a despreciarme —dijo la mosca—, eres una burda prisionera de estas paredes, mientras que yo, en cuanto me canse de este juego, sólo tengo que dar media vuelta y volaré inalcanzable por el campo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: