Relato (misterioso) de verano 4

Desde las tierras del Ebro, llega la conclusión de este relato inspirado (lejanamente) en la película 2001: una odisea del espacio

La fiesta IV

—Muy bien —prosiguió Breve dirigiéndose a Sagaz—, y ahora que estamos todos más tranquilos, ¿tienes alguna idea?

—Bueno, podría decirse que el problema lo tenemos todos nosotros, y tal vez sea un problema más grande de lo que podemos manejar. Pero si dividimos el problema entre todos nosotros cada uno tendríamos un pequeño problema de fácil solución.

—¿Se puede saber qué estás sugiriendo?

—Trocearlo y que cada uno se lleve un pedazo a su casa.

—Por favor

—Eso es una barbaridad

—¿Y cómo se supone qué

—¿Y los que hemos venido en moto qué?

—Lo pondríamos todo perdido

—Sería un trozo pequeño, podrías cargarlo en la mochila, dejas aquí la chaqueta y

—Gotearía

—No hombre no, se mete en una bolsa de plástico oye ¿tienes bolsas de basura de esas grandes?

—Si no hace falta si con los que somos ¿qué te puede tocar? ¿Un brazo? ¿Media pierna? Cualquier bolsa

—¿No hablaréis en serio?

—¿Y el tronco, cómo repartes eso?

—No lo veo claro

Pronto estuvo claro que aquella idea no había sido muy afortunada, de hecho, como alguien apuntó inteligentemente, la supuesta solución no dividía el problema, sino que lo multiplicaba.

—O sea que el cuerpo no debe salir de esta casa.

—Exacto. —dijeron todos al unísono.

Se encendieron y apagaron cigarrillos, se sirvieron cafés, incluso se practicó un poco de sexo rápido en los rincones para descargar tensiones, hasta que Alguien dio con la salida al embrollo:

—Atended un segundo, si ya está, Breve lo había dicho antes pero ninguno le hicimos caso

—¿Yo?

—Sí, sí tú, ¿cómo lo dijiste…?

—Si no dije nada

—Tú nunca dices nada.

—Que sí mujer, que sí. Dijo que teníamos que comernos todos el marrón, ¿no? Pues eso.

—Pero a ver, ¿estás hablando en serio?

—Claro —respondió Alguien—, claro que hablo en serio. Estamos todos con hambre de lobo, y el inspector, para qué nos vamos a engañar, no es gran cosa.

—¿Y la cabeza?

—¿Cómo que…? ¿Cómo que la cabeza?

—Cabeza, sí, ¿qué pasa con la cabeza?

—Y las tripas, intestinos, cartílagos, huesos, tendones

—Se podrá buscar una solución, digo yo. Seamos sensatos. Nos comemos lo que se pueda comer, luego… los huesos. Los huesos pongamos por caso. Pues cada uno se lleva unos cuantos en una bolsa, para hacer caldo, y todos contentos. El único que es un poco más grande es la cadera. La cabeza igual, cabe en una bolsa… y las vísceras… yo que sé… las vísceras

—Bueno —dijo Ama—, las vísceras ya veremos, de momento pongámonos a trabajar porque si no, no hacemos nada.

Víctimas del más atroz de los machismos los hombres se pusieron a despedazar (bajo la atenta  vigilancia de Cirujana) mientras las mujeres preparaban todo lo necesario. Alguien tenía razón: tenían hambre de lobo. Después de horas de sexo, discusiones y descuartizamiento atacaron el soso y reseco estofado (perpetrado por modernas mujeres de importante profesión y abandonadas por el ancestral don de la cocina) y en menos tiempo del que pudiera imaginarse todos y todas estaban desparramados por la casa, tumbados en el sofá, tirados en el suelo, las prominentes barrigas colgaban flácidas por encima del elástico de los calzoncillos, los platos y cacharros apilados en la cocina, listos para ser limpiados el lunes por la asistenta. Hubo tres incluso que mojaron pan. Después de la siesta recogieron las bolsas de plástico sobre las que habían troceado el cuerpo (el suelo estaba impecable), las metieron en otra bolsa con las vísceras y la cabeza y la metieron en el congelador arcón para que no oliera. Otra tarea para la asistenta.

Cada uno de ellos volvió para casa con su manojo de huesos para el caldo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: