Improvisaciones y cementerios

Siempre se me ha dado bien empezar mal. Pero como además suelo hacerlo a destiempo, pues no se nota tanto. Tampoco hay que dramatizar, con el tiempo se perfecciona la técnica de andar improvisando sobre la marcha. El secreto está en no mirar mucho alrededor de uno mismo y enfilar recto. Así entre nosotros, la improvisación es hija de la soberbia, a veces confío demasiado en propias capacidades… o eso o el lema de Indiana Jones “improvisaré sobre la marcha” caló en mí mucho más de lo que estoy dispuesto a admitir (aunque reconozco que soy incapaz de recordar cuántas veces he visto En busca del arca perdida). A Indiana Jones le salía bien, ¿por qué no iba a funcionarme a mí? Mi reino por un arca.

Y a falta de arcas, cuando uno se pierde siempre puede buscar refugio en algún cementerio sin verbos… como el cementerio de los días bonitos

 

 Queda apuntado: algún día explicaré esta extraña manía de escribir poemas sin verbos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: