Con la poesía no se liga

La cosa de ligar, como el fútbol, es cuestión de rachas. Y como en el fútbol, por bonito que uno juegue, el público siempre acaba exigiendo resultados. Puestos a no servir, la poesía no sirve ni para ligar… ni falta que le hace, que diría Oscar Wilde, quien en su acérrima defensa del arte como lo completamente inútil, alimenta una comprensión de la cosa mucho más profunda de lo que él mismo habría estado dispuesto a admitir. Y seguro que si alguien se lo hubiese insinuado, habría adoptado su pose de dandy insoportable y habría dicho algo así como que tratar de comprender el arte no sólo es de mal gusto, sino que es aburridísimo.

Pero hoy no quería hablar de esto, hoy quería simplemente presentar un reciente intento de ligoteo con la inestimable ayuda de la poesía y de la erótica del poder que otorga el micrófono. Seguiremos intentándolo…

Como el audio no es muy bueno, aquí tenéis la chuleta…

Negocios y placer

 —¿Por qué decidiste empezar a escribir?

Era una pregunta estúpida, pero yo quería acostarme con ella, a pesar de todo, a pesar de su inteligencia. Y esbocé una excusa que no la convenció.

—Ya, ya —insistió—, pero ¿qué te hizo empezar a escribir?

Tampoco era una pregunta muy sagaz, pero entre el ruido y el humo nuestros rostros se habían acercado, y yo tenía muchas ganas de acostarme con ella. Inventé otra respuesta y me aproximé un poco más.

Y entre la música, el alcohol y el exceso de cercanía y deseo (¿puede haber exceso de deseo?), no logré entender su tercera pregunta, así que le dije “eres mi musa”, y quién sabe, tal vez en ese instante era mentira.

Ella terminó la noche con otro más alto y más guapo.

 

 

Esto es lo más serio que puedo escribir sobre la poesía.

Anuncios

3 Responses to Con la poesía no se liga

  1. Alfredo says:

    Niego la mayor!!!!…si que sirve para ligar!!!!…el asunto es “con quien”…no he conocido ni una sola mujer poetisa que estando buena (en si mismo ya es una contradicción…) necesitase de su arte.Lo contrario es el pan de cada día!!!

  2. Layla says:

    Bastante original y cierto.

    Tu fallo querido señor Collado,fué no saber aprovechar el misterio e interés que tenía esa chica en ti.Es todo un factor psicológico(carrera que estoy estudiando :)).

    La chica demandaba atencíon ,que la estimulases y entretuvieses.Al no ser proporcional al esfuerzo utilizado al premio obtenido,la sujeta buscó a otro macho de la especie para que la estimulase de forma más rápida y placentera.

    Y con la poesía si se puede ligar,pero no se crean que despúes de citarnos un par de versos de Becquer o Neruda,vamos a caer a sus pies(o abrirnos de piernas).
    Obviamente esperamos que mantengan el nivel,si se ponen el listón alto,es problema suyo.

  3. blaitheone says:

    Lo de señor Collado ha dolido. Mucho.

    Si la chica realmente estaba interesada le bastaba con emitir alguna señal, como saltarme al cuello o arrancarme la camisa… me temo que este es mi umbral mínimo de sutilidad. A partir de ahí estoy más que dispuesto a atender, entretener y, por supuesto, estimular.

    Y el día que la poesía sirva para algo, aunque sea para ligar, es que algo hemos hecho mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: